Avisar de contenido inadecuado

Mi querida prima

{
}

Por mucho tiempo me negué a reconocer que lo que sentía recorrer en mi cuerpo, siendo un adolescente, eran cambios hormonales propios de esa edad, con un agregado distinto claro, me comparaba con mis pares y descubría que mi interés sexual era bastante mas adelantado que mis pares, que mi primer pensamiento del día estaba ligado a la sexualidad y que mi cuerpo se encargaba de recordármelo constantemente.-

Efectivamente, esto no es una declaración de principios, es simplemente una confesión un poco tardía pero es una forma de sacarme ese peso de encima, mas aún ahora que he crecido, mental y físicamente y lo que antes me parecía negado, hoy lo comparto aunque no esté de acuerdo, eso se llama la diversidad sexual y a eso quiero hincarle el diente.-

Muchas de las trabas o trancas que acarrea el ser humano, con su  humanidad a cuesta y con su siquis cagada, se debe a que cuando niños vivimos en un ambiente tal, que nos hace ser así cuando grandes.

Me explico, si en mi ambiente se respira a toda hora, cuando te duchas, cuando duermes, cuando comes, un aire a letrina de cajón y tienes letrina de cajón, este olor te será tan familiar que perderás la capacidad de asquear.

Del mismo modo pasa, con los modales, las costumbres, los gustos por distintas comidas.

En mi caso, olí letrinas de cajón cuando era niño, pero, prontamente como pudo  mi padre hizo un baño nuevo  con alcantarillado, hecho que marcó la diferencia con varios de mis vecinos, por lo que a  esto, no se acostumbró mi olfato.-

Salvo, cuando tenía que ir al campo a casa de una tía, ahí  había letrinas de cajón, sentía asco cada vez que debía usarla, pero como quedaba retirada de la casa, la orina la hacía en el camino.

Aquí, en este camino, es donde empieza la historia.

No me sorprendí ver en el camino a una persona, era normal toparse con algún vecino o con algún familiar, puesto que este camino no solo conducía al baño, sino que tambien por el se llegaba al potrero donde era habitual que pastaran ,  los animales.-

Era mi prima y estaba con los vestidos arriba haciendo caca, si así tal cual, estaba cagando en el camino y no pude evitar mirarle ahí......pero......¡Oh, sorpresa, que esta pasando, cerre los ojos una y otra vez como espantando algo que no quería ver,

Mi prima, cagando en el camino, con los vestidos ariba, mostrando el culo, y.........no era prima, era primo......

¿Como pudo ocurrir?

Acaso ella, (el) no sabía esta diferencia.

Salió corriendo y por muchos día no la ví pese a que la buscaba insistentemente, pero no, ella se había dado maña para esquivarme...

¿Quien mas de la familia sabía este estado?, ¿todos?

Si todos debían saberlo, yo era el  único que no lo  sabía, al menos eso pensé, como estrategia no hice preguntas ni comentarios, el tiempo que estuve en casa de la tía trate de ser lo mas piolita posible hasta el día en que me toco irme. Ese día la vi, sabía ella que me marchaba, por eso llegó a despedirse y como siempre lo hacía, me dio un beso en la mejilla al tiempo que me susurró al oído, "Este es un secreto, mas adelante te contaré detalles".

Tuvo que pasar otro año mas para visitar la casa de mi tía, a ella le gustaba que lo hiciera, por lon que aprovcechaba cualquier oportunidad para invitarme.

Sofía, ese era el nombre de mi prima, me recibuio contenta un fuerte abrazo y un prolongado beso en la mejilla, casi en la comisura de los labios, que no pude evitar, me daban la bienvenida.

Cuando estuve  a solas con ella, tocamos el tema, ahí me contó que la tía lo había acostumbrado a que se vestiera de niña, que lla al principio no sabía en que estaba la diferencia, que creía que era solo por el vestido, y el nonbre, que todos eramos iguales,

 

Desde niña  supe que ella era una tía que mne habia criado, que mama habia muerto al nacer pero, no sabía porque la tía me vestía de mujer.

Hoy, con quince años, pese al esfuerzo que he realizado, no me siento hombre, estoy convencida que soy  mujer, mirame, mis manos, mi cuerpo, mis senos que están creciendo, mirame si no soy una mujer, ni siquiera tengo pelos en la cara y que ni  se le ocuurran salir.

La tía, ahora que sabe que se la diferencia me ha pedido que siga así, que no cambie, que yo soy mujer, que lo unico que tengo son mis genitales, que ella siempre quiso tener una niñita, que no pudo parir y que esta fue una oportunidad que  DIOS  le había entregado para su felicidad.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Mi querida prima

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre